El equipamiento imprescindible que debe tener tu coche

 

Cuando nos vamos a comprar un coche, ya sea nuevo o de segunda mano, a muchos (sobre todo a aquellos que estén menos informados o familiarizados) les asaltarán las dudas. Y es que, entre tantas siglas, explicaciones técnicas, posible equipamiento y elementos que pueden incorporar los vehículos actuales, lo raro sería no perderse. ¿Compensa de verdad pagar por algunas cosas cuando quizás su precio sea demasiado elevado o realmente apenas les daremos uso a lo largo de toda la vida útil del coche? ¿Cuál es elequipamiento más importante para un coche?

Estas y otras preguntas son las que intentaremos ayudar a resolver durante las siguientes líneas. Obviamente, no pretendemos hacer una guía exhaustiva que, por otra parte, podría ser casi infinita, ni tampoco establecer dogmas inamovibles de qué equipamiento tiene que tener tu coche y cuál no, porque cada propietario/conductor es un mundo, sus necesidades también, y lo que uno pueda no necesitar otro sí lo hará, pero al menos intentaremos daros una pequeña serie de consejos básicos para decidir mejor en vuestra compra.

Aunque es algo muy lógico y casi absurdo aclararlo, el equipamiento disponible en un coche también variará muchísimo según el modelo y segmento del que estemos hablando. Lógicamente no se ofrecerá lo mismo (ni nuestras necesidades serán las mismas) en un utilitario que en un todoterreno o una gran berlina de lujo y representación.

En los niveles más altos de precios podremos encontrarnos infinidad de elementos que casi ni podríamos soñar que estarían disponibles en un vehículo, a costa, eso sí, de pasar por caja, y también en algunos modelos pequeños de puro capricho podemos permitirnos el personalizar con todo lujo de detalles nuestro modelo, haciéndolo único.

No será el objetivo de este artículo centrarnos en cosas así, ya que nos limitaremos a aquellos elementos de equipamiento más comunes y básicos, presentes en casi todas las marcas y modelos, y que podemos incorporar a nuestro humilde futuro utilitario, compacto o incluso berlina media, siempre desde unaperspectiva eminentemente funcional (y no desde el punto de vista más pasional) y con intención de que sea algo a lo que realmente le saquemos partido con el paso del tiempo y el uso a lo largo de la vida útil de nuestro coche (posiblemente, unos cuantos años).

Ya sea como equipamiento de serie o disponible como opción, comencemos con este pequeño repaso de los elementos que tienes que tener en tu nuevo coche.

 

Equipamiento absolutamente imprescindible: no te lo pienses

Damos por hecho que tu nuevo coche ha de incluir comodidades imprescindibles hoy en día, como son los elevalunas eléctricos, cierre centralizado con mando a distancia o dirección asistida, pero hay muchos otros elementos que también son ya prácticamente imprescindibles.

 

Seguridad: ESP

Además del obligatorio sistema antibloqueo de frenos ABS, y de otros elementos de seguridad pasiva que nos protegerán en caso de accidente como son los múltiples airbags, un elemento de seguridad absolutamente imprescindible es el control de estabilidad, o ESP. Es muy probable que tu nuevo vehículo, aunque sea un modesto utilitario, ya lo incorpore de serie, pero si no es así, antes de formalizar la compra no lo dudes un segundo: recurre a la lista de opciones e incorpóralo.

El ESP es un elemento electrónico de seguridad activa que te podría evitar un accidente en la carretera, ante circunstancias climatológicas adversas, maniobras de esquiva de emergencia o simplemente ante situaciones inesperadas o derrapes en curva. No hace milagros, pero es muy efectivo y sólo con que necesites de él en una única ocasión a lo largo de la vida del coche su incorporación ya estará justificada. Incluso aunque sea en un modesto urbano y no pienses salir fuera de la ciudad con él, el ESP es definitivamente uno de los elementos imprescindibles para cualquier vehículo nuevo. Además, a partir de Noviembre de 2011 es obligatorio en todos los turismos nuevos.

 

Aire acondicionado/Climatizador automático:

Hoy en día, el aire acondicionado permite que evitemos pasar calor dentro del habitáculo, y suele ser de serie también en la mayoría de vehículos, excepto en los acabados más bajos o en aquellos modelos más modestos de menor precio. No sólo lo aprovecharemos en los calurosos días de verano, sino que también en invierno es un elemento indispensable para desempañar el interior de los cristales con rapidez y evitar que se forme vaho, pudiendo conducir con mayor seguridad.

Desde mi punto de vista, si el precio a pagar no es excesivo, el climatizador automático también es casi imprescindible y muy cómodo, puesto que permite seleccionar una temperatura (por ejemplo, 20º C) para el interior y el sistema se encarga automáticamente de seleccionar el caudal y las salidas de aire. Lo que sí veo más prescindible son los climatizadores multizonales (de dos, tres o incluso cuatro zonas), que permiten seleccionar distintas temperaturas para conductor y acompañante, por ejemplo, en el caso de los bizona.

 

Control de velocidad de crucero:

En estos tiempos donde los radares hacen de las suyas, si queremos evitar las multas por excesos de velocidad el control de crucero se hace casi imprescindible. Además de permitirnos fijar una velocidad, también es una ayuda inestimable en términos de confort para nuestro pie derecho, sobre todo para largos viajes por autopista. Y teniendo en cuenta que cuando no es ya de serie su precio como opción suele ser bastante asequible, se convierte en un elemento imprescindible que agradeceremos a la larga.

Una variante son los controles de crucero adaptativos, sólo presentes en algunos vehículos más modernos o de más alta gama (aunque ya se empieza a ofrecer incluso en algunos compactos), y que puede regular automatica y constantemente la distancia con el coche que nos precede, frenando incluso si es necesario. Puede ser también una buena opción si el precio no es demasiado elevado, pero creo que con un sencillo control de crucero convencional nos será más que suficiente.

 

 Equipo de sonido con MP3 y conectividad USB:

Puede parecer un pequeño capricho, pero ¿a quién no le gusta poder reproducir sus canciones favoritas y escucharlas mientras conduce? Hoy en día también son pocos los vehículos que no ofrecen ya de serie un equipo de sonido con posibilidad de reproducir CD y MP3, pero en muchos casos los archivos MP3 sólo podremos reproducirlos a partir de archivos presentes en un CD.

Y en estos días en los que casi todos llevamos nuestra música favorita encima, ya sea en el móvil, en unpendrive USB o en reproductores externos multimedia, se agradece tener una mayor conectividad.

 

Así que si es algo a lo que le darás uso (y es bastante probable) y puedes elegir un equipo de sonido que tenga entrada auxiliar, USB o conexión dock directa para iPod/iPhone, o incluso las tres a la vez, mejor que mejor.

Eso sí, siempre y cuando el sobreprecio opcional no sea exageradamente abultado, puesto que en caso contrario tienes numerosas opciones de calidad en el mercado de accesorios a precios relativamente asequibles, y aunque su integración con el salpicadero quizás no sea tan agraciada como el equipo de serie, siempre estarás a tiempo de cambiar el equipo original por uno mejor o más moderno.

 

Rueda de repuesto:

Un detalle tan sencillo como es la rueda de repuesto, que nos puede sacar de un apuro en caso de pinchazo o reventón, se está convirtiendo casi en una especie en extinción. Cada vez en más modelos se opta por ofrecer un kit reparapinchazos de serie en detrimento de la clásica rueda de repuesto, lo que además permite ganar algo en volumen de maletero, pero personalmente creo que estas soluciones no son las más adecuadas, puesto que su efectividad es escasa o directamente nula en caso de un gran pinchazo o reventón, y tendremos más inconvenientes que ventajas.

En mi opinión, sigue siendo imprescindible contar con una rueda de repuesto, ya sea de emergencia (limitada a velocidades máximas hasta 80 Km/h) o, mejor aún, de tamaño normal, porque podremos continuar el viaje sin mayores consecuencias y no quedarnos tirados teniendo que llamar a la grúa. Cuando no son de serie se suelen ofrecer como opción con un sobrecoste casi anecdótico, de ahí que sea algo a tener muy en cuenta.

Otros fabricantes no incluyen rueda de repuesto porque optan por los neumáticos Run-Flat con flancos reforzados, que permiten circular una buena cantidad de kilómetros incluso con un pinchazo hasta el taller más cercano, pero hemos de tener en cuenta que este tipo de neumáticos reducen bastante el confort de marcha y son más caros, algo que notará nuestro bolsillo cuando toque reponer nuestros neumáticos por unos nuevos.

 

 Ajustes y regulaciones para asientos delanteros:

Los asientos son algo fundamental en un coche, puesto que todos los kilómetros los haremos sobre ellos. Han de ser cómodos, tener una tapicería agradable y resistente y ser bastante envolventes para sujetar nuestro cuerpo correctamente, pero además han de ser lo suficientemente regulables. Los acabados más básicos de muchos modelos a veces sólo incluyen regulación logitudinal para la banqueta del asiento y regulación para la inclinación del respaldo, pero una buena postura de conducción no sólo es algo que influye en nuestro confort, también en nuestra seguridad al volante.

Así, la regulación del asiento (como mínimo el del conductor) en altura y otras regulaciones, como el reglaje lumbar, se me antojan casi como imprescindibles para poder adoptar una postura al volante lo más adecuada posible a nuestra ergonomía, seamos altos o bajos, más gordos o más delgados, y poder hacer kilómetros sin que nuestro cuerpo y nuestra espalda se resientan demasiado.

 

Ordenador de a bordo:

Lo sé, quizás para muchos sea un gadget tecnológico prescindible y al que apenas presten atención mientras conducen, pero en mi opinión, hoy en día, un ordenador de a bordo nos aporta muchas cosas. Para comenzar, el estado del coche, con múltiples ajustes, testigos e información acerca de su estado, posibles anomalías, próximas revisiones, temperatura o incluso control de todos los elementos del vehículo, como sistemas de sonido, climatización, telefonía, etc…

Además, el ordenador de a bordo también nos puede ayudar a mejorar nuestra conducción y consumos, incitándonos a practicar una conducción eficiente, mediante los indicadores de consumo medio e instantáneo o los indicadores de marcha recomendada. Suele ser de serie excepto en algunos modelos con acabados más básicos, pero si tu coche no lo incorpora de serie, deberías considerar incluirlo aunque sea a base de opción.

Fuente: Diariomotor

Fotografía: cochesdejovenes.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: