Cada vez menos dinero para infraestructuras de seguridad vial

Quitamiedos
Es triste, pero está claro que cada vez se destinan menos partidas presupuestarias para sufragar los costes de las infraestructuras como los guardarrailes o, más genéricamente, los dispositivos de contención. No solo se está decrementando el total que supone la renovación de los elementos, sino que también decrece el total destinado a su instalación.

En pocas palabras, cada vez se destina menos dinero a mantener en buen estado unos elementos que ayudan de forma importante a la disminución de víctimas mortales en accidentes en carretera. Ojo, estamos de acuerdo con que los guardarrailes tienen una tara que nadie parece terminar de solucionar cuando hablamos de motoristas, pero en este caso no vamos por ahí, sino por el camino del “no hay dinero”.

Y así es, de los más de 30 millones de euros que se destinaron a estos menesteres en 2007, pasamos a los menos de… bueno, a unos 300.000 euros en 2011. Para quienes estén prestos a culpar al actual Gobierno, bueno, decir que la evolución desde 2008 hasta 2011 incluido es decreciente siempre. Es triste que la Asociación Española de Fabricantes de Sistemas Metálicos de Protección Vial se tenga que quejar de que la inversión en infraestructuras pensadas para minimizar los daños cuando ocurre una salida de vía haya caído hasta quedar casi anulada.

Además, según parece, los tramos de carretera más peligrosos son los que menos atención reciben, y me refiero a las carreteras de montaña que, si bien ser de montaña no las determina a ser peligrosas, si que suelen ser golosas para “hacer curvas”, y por tanto entrañan un cierto riesgo que se multiplica al estar dotadas de sistemas de contención anticuados, en mal estado o ausentes en cuerpo y alma.

Mal por las instituciones, en este caso concreto porque es una irresponsabilidad dejar a su suerte a los miles de kilómetros de barreras de contención, y sobre todo porque vuelven a dejar a los motoristas totalmente abandonados a su suerte. Las mejoras que con tanto entusiasmo se defendieron hace cuatro años se han quedado en eso, en entusiasmo. Y si, se está invirtiendo en AVE, que es un medio de transporte seguro y todo lo que queramos, pero las carreteras se siguen y seguirán utilizando.

El coste de instalación y mantenimiento de un kilómetro de guardarrail es, comparado con un kilómetro de autovía o un kilómetro de infraestructura para el AVE, irrisorio. Mínimo. Pero redunda en más seguridad y en menos costes para las aseguradoras como mínimo (me refiero a que no es el mismo coste un golpe contra un guardarrail, que un golpe contra una cuneta). Si el ritmo de inversión sigue decreciendo, ¿a dónde iremos a parar?

Vía | Motorpasión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: